ALTRUISMO O CONDUCTA DE AYUDA

 

Conducta de ayuda o altruismo (concepto inventado por Augusto Comte) = aquella que se realiza voluntariamente para ayudar a otras personas suponiendo más costos que recompensas externas para el autor de dicha conducta. Es el interés por los otros, estando motivada ésta por ayudar a otros. En términos de ciencias sociales la motivación no se puede saber, no podemos saber con certeza por qué han hecho tal o cual cosa; por tanto, en ciencias sociales es difícil utilizar una definición motivacional.

Según Bar-Tal, las conductas prosociales o socialmente positivas (= acciones que benefician a otros y que aparentemente no ofrecen ningún beneficio a la persona que las lleva a cabo, aunque a veces pueden suponer un riesgo para la persona prosocial) son 4 → altruismo, restitución (conducta que se realiza por reprocidad, es decir, un favor por otro), cooperación (colaborar con otras personas para obtener beneficios e intereses) y compensación (conducta que se realiza con el objetivo de quitarte culpa por algo que has hecho mal o daño a alguien).

Tipos de conductas altruistas (incluidas dentro de las conductas socialmente positivas o prosociales):

·        según el rol del individuomasculinas y femeninas. Es decir, algunas destacan más en hombres y otras en mujeres, pero esta clasificación es simple.

·        según Berson espontáneas (de emergencia) y no espontáneas (planificadas). En las espontáneas influyen más las variables situacionales ya que te vienen sobrevenidas, por lo que no tienes tiempo de planificarlas. Sin embargo, en las no espontáneas influyen más las variables personales como tener tiempo, estar solo o acompañado…

·        según Pearce & Amato en la década de los 80 (y posteriormente Smithson) → obtuvieron las siguientes conductas altruistas después de realizar estudios y a través de un programa estadístico de donde obtuvieron las dimensiones subyacentes de cómo los individuos relacionaron las distintas conductas de ayuda. Esta clasificación permite ordenar los resultados experimentales sobre altruismo y evita la sobregeneralización.

 

1.CONDUCTAS DE AYUDA EN SITUACIONES DE EMERGENCIA (SON ESPONTÁNEAS)

 

            Durante finales de los 60 y hasta los 80, la psicología social estaba plagada de conductas altruistas de emergencia. En dichas conductas intervienen variables situacionales (no personales) como que la emergencia esté clara, que haya observadores…

            Darley & Latané empezaron a estudiar situaciones de emergencia a partir de los años 60, descubriendo así, el “efecto del observador o espectador”. Dicho efecto afirma que la probabilidad de que una persona ayude es menor cuántas más personas haya observando una situación de emergencia y el tiempo que trascurre hasta que alguna persona decide ayudar aumenta conforme hay más espectadores. Ejemplo:

-caso a = 1 observador, probabilidad de que ayude un 50%, y de que la víctima reciba ayuda un 50%.

-caso b = 2 observadores, probabilidad de que ayuden es de uno 30% y otro 30%, y de que la víctima reciba ayuda un 60%.

                                                                       

            Éstos tb analizaron por qué se ayuda o no. Si en un caso la decisión no se toma (es negativa) entonces no se ayuda, si es positiva sí se ayuda. Y los siguientes pasos son:

notar la situación, ya que puedes pasar al lado y no enterarte. La ayuda aún no se da porque no se ha prestado la suficiente atención.

interpretar esa situación como una situación de emergencia. Cuando una situación es ambigua teniendo duda en si debemos actuar o no, nos fijamos en los demás para ver cómo interpretan ellos la situación; pero ellos están igual que nosotros, con lo que hay un grupo de personas que no hacen nada. Esto es el “efecto de ignorancia pluralista” = la mala o deficiente interpretación del espectador de un suceso, causada por la confianza en lo que hacen o dicen los demás aún cuando nadie sabe lo que está pasando; todos aguardan y actúan como si no hubiese ningún problema, luego cada individuo usa esta información para justificar su reticencia a actuar. Si la situación de emergencia es clara, la ayuda aún tampoco se da ya que se ha creído que alguien más haría algo.

asumir la responsabilidad de actuar. Si hay un adulto y varios niños no se da el efecto del observador, ya que la responsabilidad cae totalmente sobre el adulto. Y cuando el observador considera que la víctima tiene la responsabilidad sobre ella de ayudarse, éste ayudará menos o no ayudará; si no considera esto, ayudará más. Tb puede ocurrir que haya un temor a parecer estúpido, pues si no hay observadores no te juzgaran por tu acto prosocial.

la persona debe saber lo que debe hacer. Si sabe lo que tiene que hacer y, además, se siente competente, ayudará más. Si hay una falta de conocimientos y habilidades no se ayudará.

tomar la decisión de ayudar (o no ayudar). Esto supone costes de beneficios (de satisfacción…). Si los beneficios de ayudar superan a los de no ayudar entonces se ayudará, sin embargo, si los beneficios de no ayudar superan a los de ayudar entonces no se ayudará por temor a posibles consecuencias negativas o por una motivación insuficientemente positiva.

            Esta teoría está sometida a críticas, como que el actuar en una situación de emergencia supone reaccionar rápido con lo que el proceso cognitivo de ver los costes, la responsabilidad…no se puede dar en tan poco tiempo.

 

            Piliavin & Piliavin realizaron experimentos en el metro de Nuevo York demostrando que se ayuda más a una persona que le está dando un ataque al corazón que a una que está borracha, creando la “teoría del malestar psicológico o teoría del Distress”. Esta teoría se basa en que cuando alguien presencia una situación de emergencia ésta persona sufre un malestar psicológico no sintiéndose a gusto provocando una tendencia a reducir ese malestar de 3 formas:

a) ayudando. Si se toma esta opción desde el principio, se interviene; porque si no se da al principio luego no se suele intervenir debido a que se reestructura cognitivamente la situación o se huye.

b) reestructurando cognitivamente la situación como cambiando la percepción que tenemos de la situación (percibiendo que no es tan grave, que la culpa es de la víctima y no mía…). Así, uno se siente mejor.

c) huyendo.

            Entre los observadores o víctimas de dicho experimento había un colaborador, siendo éste activo (actúa) o pasivo (no actúa). Estos investigadores llegaron al a conclusión de que el efecto del observador desaparece cuando un individuo interviene, ya que éste sirve como modelo de conducta que los demás creen que debe ser seguida. Si el observador activo tardaba poco en intervenir, los demás ayudaban, pero a estos últimos no les daba tiempo a reducir su malestar. Pero, si el observador tardaba más en intervenir, los demás intervenían o huían según si hacían o no procesos cognitivos.

 

Darely & Batson realizaron el “experimento del Buen Samaritano”, el cual ejemplifica como la presión temporal (el tener o no tener tiempo) puede determinar si ayudas o no. Dicho experimento consistía en que a un profesor le decían que empezaba la clase en 5 minutos, a otro en 15 minutos y a otro que llegaba tarde, poniendo una situación de emergencia antes de que llegaran a clase. El tipo de charla que iban a dar no influía nada, sino el tiempo que tenían para resolver la situación antes de que empezara la clase. El que iba con 15 minutos ayudó, sin embargo el que llegó tarde no ayudó, y el de 5 minutos variaba de una persona a otra. Por tanto, cuánto más grande sea la presión temporal, menor será el porcentaje de individuos que se detengan a ayudar.

 

2.EL ALTRUISMO EN SITUACIONES PLANIFICADAS (FUNDAMENTALMENTE VOLUNTARIADO)

 

            Este tipo de conductas de ayuda son más estudiadas que las de emergencia por ser conductas planificadas (no espontáneas) y éstas son mantenidas en el tiempo (estabilidad temporal xq nadie es extrovertido un día y otro no y estabilidad situacional xq una persona no se comporta igual en clase que en su casa); aunque no debe haber una relación muy estrecha ya que entonces habría reprocidad y no sería conducta de ayuda). Entre ellas destaca el voluntariado.

            Se ha demostrado que existen características de personalidad altruista que ayudan a las situaciones planificadas. Bierhoff, Klein & Kramp en la década de los 90 llevaron a cabo un intento más amplio para identificar la personalidad altruista, mencionando las siguientes características:

-empatía → es la capacidad de sentir lo mismo que siente el otro, siendo una parte importante del autoconcepto. Uno al ver cómo reacciona el otro actúa. A mayor empatía, más se ayudará. Las personas que se ven más empáticas a sí mísmas ayudan más.

-creencia de un mundo justo → las personas creemos a la larga que todo el mundo recibirá lo justo, aunque algunos piensan que no. Las que creen en ello ayudarán más, porque perciben al mundo como un lugar equitativo y predecible en el que el buen comportamiento se recompensa y se castiga el inadecuado.

-sentido de responsabilidad social → sensación que tienen muchas personas de ser responsables de los problemas de los demás, aunque todos debemos colaborar.

-locus de control interno o ubicación interna de control → esto consiste en la creencia de que uno se puede comportar de manera que maximice sus buenos resultados y minimice los males, que el individuo puede marcar la diferencia y que no está indefenso a la merced de la suerte. Tb hay personas que cuando le ocurren algo a uno mismo atribuyen las causas al exterior (no he tenido suerte…) y otros al interior (me he esforzado…). Las atribuciones externas pueden ser a factores sociales que se pueden controlar o a factores incontrolables (como el destino que no se puede cambiar); estas últimas atribuciones hacen que los individuos se conviertan en muy pasivos y no ayuden. Esto empezó a estudiarlo Rotter.

-poco egocentrismo → los que ayudan más tienen menos egocentrismo, ya que piensan menos en sí mismos y más en las circunstancias y en los demás.

-nurturance → significa ser cuidadoso, estar al cuidado. Hay personas que cuando realizan un comportamiento piensan qué repercusión va a tener sobre los demás.

 

Voluntariado

 

            Las conductas de voluntariado son caracterizadas por ser conductas altruistas planificadas (no espontáneas), importantes y mantenidas en el tiempo.

            Estas conductas fueron estudiadas a partir de los años 80 intentando definir qué es el “voluntariado”, comprender qué eran dichas conductas y en qué consistían, y cuáles eran las variables que permitían explicar que una persona tomara la decisión de ser voluntario. Tb aparecieron estudios que intentaban predecir la permanencia del voluntariado en la organización (problema con el que se encuentran algunas ONG´s).

            Sobre los años 90 aparecieron los primeros modelos comprensivos del voluntariado. Un modelo muy conocido es el “modelo del proceso” de Omoto & Snyder, el cual tiene 3 fases:

1ª) Antecedentes → son las variables que explican el inicio del voluntariado, las cuales son las motivaciones, la personalidad y el apoyo social. Las motivaciones se refieren a la “teoría funcional de las motivaciones”, la cual nos menciona que la gente puede mantener las mismas actitudes y realizar conductas aparentemente similares por razones muy diferentes ya que sirven para satisfacer varias necesidades al mismo tiempo o en momentos temporales distintos, y las personas deciden ser voluntarias por motivos diferentes que satisfagan sus necesidades diferentes; las 4 funciones de dicha teoría son la expresión de valores (una persona decide ser voluntario por un interés humanitario de ayudar a los demás considerándose estas conductas como heterocentradas o hacia los demás o altruistas), la función adaptativa o utilitaria o instrumental (una persona es voluntaria para ampliar su círculo de amistades, ser admitida en un grupo determinado, por presiones familiares…), la función de conocimiento (una persona es voluntaria para adquirir experiencias, habilidades y conocimientos) y la función de defensa del yo (una persona es voluntaria por la necesidad de proteger sus propios medios y curiosidades). Estos autores encuentran que las motivaciones permiten explicar la permanencia del voluntariado; si bien las motivaciones más heterocentradas (inicio de voluntariedad) eran muy importantes, para predecir la permanencia tomaban las motivaciones autocentradas. El apoyo social mantiene una relación negativa con la permanencia, ya que aquellas personas con menor apoyo social son las que permanecen más como voluntarios. La satisfacción con la actividad permite una mayor permanencia.

2ª) Procesossatisfacción y compromiso con la organización. La disposición de ayudar y la orientación prosocial permiten explicar estos dos procesos.

3ª) Consecuenciaspermanencia y cambio de actitud.

 

            En un nuevo experimento en España se introdujeron más variables de carácter psicosocial:

-apoyo organizado → si hay más apoyo organizado, los voluntarios están más satisfechos.

-conflicto organizacional → mantiene una relación inversa con la permanencia.

 

            Se intenta explicar este tipo de voluntariado a otros tipos de voluntariado como es el voluntariado ecologista, etc.

 

3.OTRAS TEORÍAS RELACIONADAS CON EL ALTRUISMO

 

Teorías sociobiológicas o genéticas

 

            Siempre se han propuesto diversas teorías para explicar el altruismo en animales.

La sociobiología es la ciencia, de reciente aparición, que intenta estudiar el comportamiento social en los animales, es una rama de la biología. El altruismo siempre ha sido un tema de atracción para los biólogos. Destaca Wilson. Dentro de ésta están:

·        teoría de la genética de poblaciones o determinismo genético → aparecieron a primeros de siglo estudios relacionados con ella, mencionando que si en una manada la mayoría de sus individuos realizan actos altruistas pueden morir y que no se reproduzcan sus genes. Pero, con actos altruistas puede que salven al resto de la manada, así la probabilidad de que sobreviva una población donde predominan los genes altruistas es mayor que la probabilidad de que sobreviva una población donde predominan genes egoístas. Estudios relacionados con este tema han sido muy criticados porque no todos son egoístas  (como los halcones) o altruistas (como las palomas).

 

Pero, según los ortodoxos darvinistas, la adaptación y reproducción no se transmite por poblaciones sino individualmente por los genes; por lo que apareció otra teoría.

 

·        teoría de selección familiar o selección de parentesco → ésta parece que cada vez se va imponiendo más, mencionando que, por ejemplo, imaginemos una pareja de animales roedores en la que su descendencia todos tienen sus genes y un enemigo de ellos son las serpientes. Una serpiente se acerca a la madriguera, entonces la madre roedora decide salir para salvar su camada y la serpiente caza a la madre roedora y la mata, pero el gen altruista está en los hijos de la madre roedora con lo que éstos pueden transmitirlo a otra generación. Si ésta hubiera sido egoísta sólo quedaría el padre roedor y habría menos posibilidad de transmitir los genes. Tb menciona que el altruismo se puede trasmitir cuando se produce en grupos de gran porcentaje de estos genes.

 

Teorías motivacionales

 

            El principal motivo de que una persona se comporte de forma altruista es la empatía (elemento emocional que significa sentir lo mismo que el otro). Hay estudios que demuestran que la empatía tiene una base biológica. Hay 2 teorías sobre cómo puede intervenir la empatía:

·        teoría del alivio del estado emocional negativo o de alivio del Distress → su principal representante es Cialdini. Cuando alguien presencia una situación en la que una persona necesita ayuda se le genera un malestar (cuánta más empatía más malestar), entonces se ayuda para reducir nuestro estado emocional negativo y sentirnos mejor. Es una teoría egoísta. Tendemos a mantener un nivel de autoestima medio, por lo que realizamos actos para intentar mantenerlo. Por consecuencia, para Cialdini el altruismo no existía.

·        teoría de la empatía-altruismo → su principal representante es Batson, el cual defiende que algunos comportamientos prosociales están realmente motivados por el deseo de ayudar a otros (para él si existe el altruismo). Para comprobar esto, Batson realizó el experimento de que un colaborador recibía descargas eléctricas cuando se equivocaba estando esto en presencia del sujeto investigado, haciendo ver al sujeto investigado dos tipos de situaciones, una con la empatía baja (cuando el colaborador era distante a él) y con empatía alta (cuando el colaborador era cercano a él); al mismo tiempo, a otros sujetos se les daba la oportunidad de abandonar la situación fácilmente y a otros no, a otros se les propuso cambiarse con la persona que recibía las descargas, obteniendo que cuando la empatía era alta la mayoría aceptaba (por lo que verdaderamente estaban ayudando al otro) y cuando la empatía era baja se iban para reducir su malestar.

 

Otra teoría motivacional relacionado con el poder, el control, es la “teoría del gozo empático” → menciona que si con un comportamiento nuestro modificamos algo del medio ambiente nos sentiremos bien porque sentimos la sensación de que controlamos lo que pasa. Hay algunos autores que  defienden que uno de los motivos por los que la gente ayuda es porque incrementa su sensación de control. Según esta teoría, la empatía no basta, sino que uno tb necesita un feed-back, es decir, una determinada información sobre si su ayuda ha sido eficaz o no; esta retroalimentación actúa a modo de refuerzo (refuerzo egoísta).

 

4.OTRAS VARIABLES RELACIONADAS CON EL ALTRUISMO

 

1) Los modelos sociales: si una persona ve a otra ayudando es más probable que ayude que si ve a un modelo pasivo. Las conductas prosociales tb se aprenden por aprendizaje social (de tanto verlo lo acabas haciendo). Un modelo activo rompe la inhibición, la ignorancia pluralista…

2 - 3) Relacionadas con las características de la víctima son la estigma o marca en el cuerpo (se ayuda más a personas que tienen señales en el cuerpo, como los mancos, aunque a veces estas personas pueden producir en los sujetos un malestar con lo que pueden huir) y que no se ayuda igual a todo el mundo (se ayuda más a personas que nos agradan que las que no, y sino las conocemos de nada pues por su físico; tb se ayuda más a las personas semejantes -raza, sexo…-, porque hay que tener en cuenta que la similitud se relacionada con la atribución de personalidad).

4) Relacionada con la situación está el pedir ayuda. Los hombres suelen pedir menos ayuda que las mujeres. ¿Qué repercusiones tiene la ayuda sobre el que la recibe? Esto lo estudió mucho Nadler. En ocasiones, el recibir ayuda tiene efectos negativos. La víctima cree que los demás van a interpretar su pedir ayuda como su incompetencia. Cuánto más similitud entre víctima y ayudante hay más resistencia a solicitar ayuda. Nadler menciona que solicitar ayuda puede ser estigmatizante, la sociedad occidental da mucho valor a la independencia, y que una persona reciba ayuda de forma continuada tiene un efecto negativo sobre la autoestima. Ahora bien, esto no es del todo cierto, porque si uno se siente mal por recibir ayuda entonces intentará hacer todo lo posible por ser independiente para autoayudarse.

5) La importancia del estado emocional para ayudar, siendo positivo o negativo:

-estado emocional positivo → cuando se genera el est.emo.(+) las personas ayudaban más, sin embargo, en unos estudios realizados por algunos autores, entre ellos Rosenhan, obtuvieron el efecto contrario. Una persona en est.emo.(+) ayuda menos que una que tiene un est.emo.neutro porque las personas tendemos a querer estar contentos y sentirnos bien y no sea que al ayudar nos ponga peor. En estudios de emergencias los resultados eran ambiguos. Por eso, cuando la situación de ayudar es clara y el ayudar no va a tener consecuencias negativas para el que ayuda, se ayuda más si el est.emo. es positivo; pero cuando la necesidad de ayudar es ambigua o implica consecuencias negativas, las personas con est.emo.(+) ayudan menos porque no quieren vivir una situación desagradable que las haga perder su est.emo.positivo.

-estado emocional negativo → tb hay estudios contradictorios como algunos realizados por Stanley Milgram sobre la teoría de la sobrecarga estimular en las ciudades (ésta menciona que hay que atender a muchos estímulos por lo que se genera un caparazón para no afectarse) o por Korte sobre conductas de ayuda en ambientes rurales y urbanos (éste menciona que en situaciones desagradables y  en zonas con mucha población se generan estados emocionales negativos ayudando menos que en otro tipo de lugares) y otros que demuestran que si alguien tiene un est.emo.(-) leve suele ayudar para sentirse mejor. Si la conducta de ayuda creemos que nos va a hacer sentir mejor, entonces ayuda más una persona con est.emo.(-). Sin embargo, si el estado emocional es muy intenso o bien la situación no es clara o bien el acto de ayudar no nos va a hacer sentir mejor, entonces una persona con est.emo.(-).